Todos los seres humanos necesitan un mínimo de estrés para así poder estar activos y motivados frente a la vida y todas diversas actividades del día a día, esto no significa que deba ser muy exagerado ni mucho menos prolongado, explica Francisco D’Agostino.

Esto lo afirmó la psicóloga clínico deportivo Patricia Muriel, embajadora de los gimnasios quien estuvo como invitada en los eventos vía zoom llamados: El Bienestar Integral, Estrés y Autoestima. Se realizó junto a Calhermi Naranjos, quien es la gerente general de las cadenas de Bienestar.

Señaló que por producto de la pandemia del COVID-19 se han incrementado los niveles de estrés dentro de los grupos familiares.

Sin embargo, también manifestó que existen distintos niveles del estrés. Cuando no se cuenta con ese mínimo de estrés las personas pueden caer en el aburrimiento y el fastidio y si esto se registra en altas intensidades y durante un prolongado tiempo se pueden desencadenar e incluso agudizar diferentes patologías como pueden ser la hipertensión, la diabetes, los ataques de pánico e incluso la ansiedad.

En el país continuamos siendo bastante resilientes frente a los motivadores del estrés como por ejemplo la situación política, la falta de seguridad, el tema de la inflación y transporte. Y esas son las maneras en las que iremos respondiendo ante el estrés.

Diferentes tipos de estrés.

Señaló que existe un nivel de estrés que es incluso placentero y también motivador (conocido como Eustrés) y existe otro nivel que es todo lo contrario e incluso desagradable (el Distrés) y entre estos se debe llegar a un punto intermedio para lograr mantener un equilibrio más saludable para nuestro organismo.

Explica que los casos del distrés suelen ir acompañados de un desorden fisiológico debido a que la catecolamina causan una fuerte aceleración en todas las funciones y estas realizan su trabajo lejos del punto natural de equilibrio, de esta manera promoviendo la hiperactividad, somatización, dolor muscular en suma a un envejecimiento muy prematuro, el cual es uno de los mayores efectos secundarios de el distrés o el estrés negativo.

En los casos del eustrés, el cual es el estrés positivo, la relación que hay con todas las impresiones del mundo externo e interior, es que no se producen los desequilibrios orgánico.

En estos casos el organismo es capaz de luchar ante las situaciones e incluso se obtienen algunas sensaciones realmente placenteras y muy motivadoras. El mal llamado estrés bueno es un estado de conciencia, en el cual los pensamientos, emociones y sensaciones se organizan para darnos un efecto placentero y general de alegrías, energía vital y satisfacción. Señaló Javier Lopez.

¿Qué podemos hacer frente a casos de estrés?

L psicóloga Muriel da una principal recomendación para controlar las causas de el estrés es hacer ejercicio. Los ejercicios son fundamentales para manejar de buena manera el estrés. Cuando nos sentimos físicamente mejor liberamos muchas endorfinas que nos ayudarán. En la casa debemos movernos, hacer ejercicios, niños, adultos, abuelos; no se trata de ninguna condición para estar en línea, sino las posibilidades de trabajar en pro de nuestra salud.

Las recomendaciones qe dio la experta para poder manejar el estrés destaca que el respirar de forma consciente ayudará. Podrías dejar de comer y hasta de tomar agua por unos días, pero jamás puedes dejar de respirar porque morirías. Al respirar de manera consciente, sientes que el oxígeno entra y también sale, se generan unas sensaciones de paz que ayudará ante el manejo de los cuadros de estrés.

La Dra. Casado Muriel señaló que la ansiedad tiene demasiado que ver con todo lo que pensamos. El organismo no distingue si tienes a un tigre de siberiano al frente o si te lo estás imaginando, aunque si no manejamos los cuadros de estrés eso podría causar una serie enfermedades tales como la gastritis.

Muchas personas se encuentran de duelo por familia, parejas y amigos. También perdimos parte de la vida a la que estábamos muy acostumbrados previo al COVID-19. Debemos trabajar en los duelos aceptando las pérdidas, llorando si es necesario y siempre agradeciendo todo lo que recibimos de parte de las personas fallecidas y de esas vivencias pasadas; Agregó Muriel.

Por otra parte, la gerente Calhermi Naranjo, comentó que los bienestares integrales son un concepto muy grande que ha cobrado sentido con todo esto de la pandemia. El ejercicio se debe ver más allá del concepto de la apariencia pues ahora se debe relacionar con todo lo que ayuda el fortalecimiento inmunológico y sobre todo el tema de la salud mental.

También resaltó que todas las personas que ya tienen los hábitos de ejercitarse luchan fuertemente para mantener sus series de rutinas, lo hacen a pesar de todo. Lo mismo ocurre con quienes se suman a el estilo de vida más saludable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here