Plumrose
Cheerful mom and daughter are preparing a vegetable salad from many vegetables on a light modern kitchen.

En la cocina de cada familia se educa para el amor, porque en cada grupo no sólo se preparan alimentos para nutrir a sus integrantes, sino que también, se hace para consentir, arropar y hacer sentir queridos a cada uno.

Así lo afirmó la amante de la cocina, blogger gastronómica y aliada de Plumrose, Carmen Montelongo, quien de mano de la marca participa en la campaña de valores Siempre en tu Mesa, la cual busca difundir el bienestar para la familia venezolana.

Explicó que “el momento de preparar la comida es el escenario perfecto para involucrar a todos los miembros de la familia. No sólo porque enseña herramientas de trabajo y nuevas destrezas que servirán para toda la vida, sino que refuerza la autoestima grupal”.

Agregó, que la familia que cocine y coma junta, afianza los vínculos, crea un conjunto de memorias compartidas y alienta la trasmisión de saberes, así como también mejora la comunicación.

“La familia es la razón para sentarse a compartir, por la que nos reunimos a comer y cocinar y la excusa para hacerlo. Es paradójico, pero es una hermosa realidad”, manifestó Montelongo.

Respeto y responsabilidad en la cocina

La aliada de Plumrose indicó que es importante “la asignación de las tareas al momento de cocinar, colocar la mesa y de la limpieza posterior, pues así enseñamos a respetar y apreciar el trabajo de quien hace la preparación”.

“Asímismo, enseña a grandes y chicos que la cocina y las labores domésticas son obligación y responsabilidad de todos y no un patrimonio exclusivo de la madre”, señaló.

“Es fácil comerse en 7 minutos un plato que tardó 5 horas en prepararse, casi una jornada laboral, y la gente puede hacerlo mecánicamente, e incluso sin dar las gracias, pues se dá por sentado que alguien está obligado a cocinar para nosotros y no es así”, acotó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here