Por Francisco D’Agostino

El entrenamiento  así como las comidas antes, durante y después del ejercicio son tan importantes como la misma actividad física para lograr los objetivos de mejorar la salud o acondicionamiento deportivo, según afirman los especialistas en nutrición.

La nutricionista Roymar Narváez de la cadena de bienestar integral Gold’s Gym asegura que la ingesta de alimentos  como carbohidratos y proteínas antes de ejercitarte es especialmente indispensable para evitar la fatiga, mejorar el rendimiento a lo largo de la rutina, conservar  la masa muscular  y el consumo de agua, es vital antes y durante los ejercicios, porque se pierde líquido y electrolitos, una vez que comienza el proceso de sudoración.

“Dependiendo del tiempo que tengamos disponible antes del entrenamiento se puede elegir alimentos con hidratos de carbono simples o complejos, que son fuente de energía. Estos últimos van a ayudar a que la persona no caiga en fatiga rápidamente, porque su digestión y absorción es más lenta y su efecto es más prolongado. En cuanto los alimentos proteicos se pueden consumir si se tiene disponibilidad al menos una hora antes de ejercitarse”, señala Narváez.

Entre los carbohidratos simples se encuentran la miel, bocadillos, frutas, mermeladas, que son de rápida absorción y digestión. En el grupo de los hidratos de carbono complejos están los panes, plátanos, cereales –como la avena- y granos. Los jugos pueden funcionar bien, dice la especialista, cuando se tiene poco tiempo disponible para ingerir algún alimento antes de la rutina.

En el grupo de las proteínas ideales para consumir antes del entrenamiento están el queso, huevos, lácteos, pollo y pescado, que ayudan a mantener la masa muscular durante la actividad física y  posterior a esta.  La nutricionista resalta que hay que evitar los que causan problemas o molestias gastrointestinales.

Malas prácticas

La especialista en nutrición no recomienda entrenar en ayunas. “Es uno de los errores más comunes que he visto. Esto es fatal para el organismo, que viene de un ayuno de 8 horas que es cuando uno está durmiendo y luego es sometido a otro esfuerzo como lo es el ejercicio físico, entonces el cuerpo va sin combustible, sin reservas y lo que se aproxima al momento de hacer ejercicio es fatiga y debilidad”, señala Narváez.

Otra mala práctica es la ingesta copiosa de alimentos, pesada, alta en grasas.  Lo que esto ocasiona es el retraso del vaciamiento gástrico, que también puede venir acompañado de malestares gastrointestinales e impedir el rendimiento físico durante la rutina de ejercicios.

Asesoría nutricional

Para evitar estas malas prácticas y contar con un plan de alimentación  adecuado para el tipo de entrenamiento físico que se hace, Gold’s Gym pone a disposición de sus miembros las asesorías nutricionales de la mano de expertos en el área.

Estas consultas se brindan de forma presencial  en las instalaciones de la cadena de bienestar integral -durante las semanas de flexibilización- y también de forma virtual u online por las plataformas de Zoom y WhatsApp.

“Hay diferentes tipos de asesorías. Al iniciar con Gold’s Gym  se hace una evaluación general de cómo está su estado nutricional y, a partir de allí, si la persona desea contar con un plan nutricional propio para cumplir ciertas metas,  entonces ya viene una evaluación más específica con recomendaciones personalizadas”, indica Narváez.

En la consulta ya sea online o presencial, se hace un interrogatorio exhaustivo para conocer su historia clínica y estado de salud, así como su estilo de vida. Adicionalmente, en cita online  los nutricionistas solicitan al asesorado realizar mediciones de peso, estatura, circunferencias corporales y fotografías para hacer el plan personalizado.

Por Francisco D’Agostino

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here